Podremos levantar la cabeza, solo con el estudio de la Toráh

Podremos levantar la cabeza, solo con el estudio de la Toráh

Parashá Nasó (Bamidbar-Números 4:21-7:89)

 

"Podemos levantar la cabeza solamente a través del estudio de la Toráh" 

 

"H az el cómputo de los hijos de Guershon" En el Midrash (Bemidbar 6,1) dice que está escrito (Mishlei 3,15) “Es más preciosa que las perlas, y todo lo que pudieres desear no puede compararse a ella”.

Las perlas (peninim) indican siempre un principio, como esta dicho (Ruth 4,7): “Así era anteriormente (lefanim) en Israel”.  
Es difícil de comprender:
Qué significado tiene “el principio” cuando se refiere a la Toráh y las mitzvot y qué pruebas aporta éste versículo que se refiere a algo sucedido con anterioridad?
Se podrá comprenderlo explicando  primero el motivo de lo establecido por los Sabios de leer la Parashá Bemidbar antes de la fiesta de Shavuot y la perasha Naso después de la fiesta (Tour Ora´h Haim  
428). En efecto durante la fiesta de Shavuot que es el día de la entrega de la Toráh cada uno estudia más y hace más mitzvot; Cuando termina la fiesta, normalmente todo el mundo vuelve a su trabajo y demás actividades, y a pesar de haber tomado la decisión de comprometerse en mejorar y estudiar más durante todo el año, las preocupaciones le han hecho en primera instancia olvidar, y luego tampoco le permiten llevar a cabo los compromisos asumidos. A veces, pierde la esperanza y dice: “No puedo cumplir todo lo que me he propuesto”.
Esta es la razón por la cual los Sabios han establecido que la Parashá Naso sea leída inmediatamente después de la fiesta, ya que la misma comienza con “Eleva la cabeza”, para indicarnos que si bien el hombre está obligado a obtener el sustento para su familia y para él, y a pesar que no logre cumplir con todos los compromisos asumidos durante la fiesta de shavuot, no debe desanimarse, y mucho menos aún dejarse invadir por los malos pensamientos como: “Por el hecho que no puedes cumplir con todo lo  
que te has propuesto, entonces olvídate también de lo poco que puedes hacer”. Más bien, deberá echar al yietzer hará (instinto malo) de su interior y hacer todo lo que esté a su alcance, a pesar de no ser mucho.
La Guemara nos enseña (Berajot 5.b): “Quien hace mucho y Quien hace poco son iguales, a condición  que dirijan su corazón al Cielo”.
Pero al desesperar y no hacer absolutamente nada, hubiera sido preferible no haber asumido ningún compromiso, ya que por el contrario el haber concretado aunque sea un poco del compromiso asumido, éste le hubiera sido computado.
Por eso la Toráh dijo: “Eleva la cabeza”. A pesar que el hombre no haya logrado cumplir con todos sus compromisos, no debe entristecerse como tampoco debe permitir ser seducido por el instinto del mal, debe elevarse y hacer lo que esté dentro de sus posibilidades.
¿Y cómo podrá elevarse?
Fijando tiempos para el estudio de la Toráh. Por intermedio de la Toráh tendrá el mérito de desalojar los malos pensamientos, como han dicho nuestros Sabios (T. Kidushim 30b): “He creado los malos pensamientos, y He creado a la Torá como antídoto”.
Por ello es que está escrito: “Eleva la cabeza de los hijos de Guershon"  la palabra Guershon hace alusión a guerushin (echar), la Toráh "echa" los malos pensamientos y en el momento en que la persona estudia Toráh inmediatamente el instinto del mal es echado fuera!
Asimismo han dicho los Sabios en la Hagadá (Berajot 5a): “Quien estudia Toráh los perjuicios se alejan de él”.
Es cierto, el hombre debe ganar su sustento y no puede estudiar todo el día. Pero Nuestros Maestros han contado (Jaguigá 5b) la historia de Rabbi Eidi padre de Rabbi Yaakov,
que iba de su casa al Bet Hamidrash (escuela de estudio de la Toráh) pero el camino era muy largo y llegaba al Beit Hamidrash de Rabbi Yojanan luego de tres meses de trayecto. Rabbi Yojanan le dijo: “Quien estudie la Toráh aunque sea un sólo día al año se le computa como si hubiera estudiado durante todo el año”.
Por lo tanto si la persona no tiene la posibilidad de estudiar durante todo el día debe esforzarse en hacerlo aunque sea algunas horas en la mañana o en la noche. Podrá de ésta forma cumplir con los compromisos asumidos en Shavuot y su alma se elevará, como está dicho “eleva la cabeza”, pues es por intermedio del estudio de la Toráh que la cabeza del hombre se eleva! 
Pero si no estudia inmediatamente después de la fiesta, no cumpliendo con lo que decidió durante la misma, la Toráh no subsistirá en él, y aunque estudie después de cierto tiempo, por el hecho que el tiempo de la entrega de la Toráh ha pasado
y que no ha cumplido con lo comprometido, estudiará y se
olvidará.
Los Sabios han dicho (Sifri Devarim 48) : ”Si un hombre escucha una palabra de Toráh y la preserva, de la misma forma que conserva las primeras palabras, conservará las
últimas. Pero si la olvidara y no la preservara, de la misma forma que no conserva las primeras palabras tampoco conservará las últimas”.
Está escrito en la Meguilat Jassidim: “Si Me abandonas durante un día Yo te abandonaré durante dos dias” (Yierushalmi Berajot 9.5).
La Toráh en relación al versículo
“Eleva la cabeza de los hijos de Guershon” ha hecho otra alusión: si bien una persona no puede comenzar un nuevo compromiso asumido con relación al servicio Hashem, por lo menos que agregue algo a lo que ya estaba haciendo. Si
estuviera acostumbrado a ir a la sinagoga solo los domingos o el shabbat que comience a ir todos los días o por lo menos dos veces por semana y así sucesivamente.
El Midrash Dice (Vayikrá Raba 25,1): “Si un hombre ha cometido una falta, qué debe hacer para vivir? Si tenía el hábito de leer una página de Guemara que lea dos. Si tenía el hábito de leer un capítulo de Mishná que lea dos”.  Esta es la razón por la cual está dicho “igualmente” (gam): la palabra gam indica que "se agrega algo", y dado que no puede comenzar su compromiso desde cero por lo menos que se esfuerce en agregar. En efecto el
hombre debe comenzar, inmediatamente después de la fiesta, a cumplir con todo lo comprometido, porque comprobará una verdadera elevación si asume, durante la fiesta, el compromiso
de incrementar su Toráh y sus buenas acciones. Pero a pesar que se tratare solamente de un comienzo, por el hecho de haber iniciado el estudio de Toráh al principio del año, Las Escrituras le computan como si hubiera estudiado todo el año, y terminará estudiando todo el año. Pero si no marca un principio y no toma ninguna resolución durante la fiesta no podrá jamás conservar su Toráh, y aunque estudie por el hecho de no haber marcado un principio y no haber tomado ninguna resolución
durante la fiesta, no conservará su Toráh.
Entonces por el hecho que la perasha Naso está cerca del momento de la entrega de la Toráh, todos los grandes principios de la Toráh dependen de ella.
Los Sabios que han contado las letras de la Toráh, descubrieron que esta Parashá es la más larga de la Toráh, para mostrarnos que dicha parashá es esencial y que comenzamos a partir de ella.
Todo aquelque tome durante la fiesta de Shavuot sobre sí el yugo de la Toráh e inmediatamente después estudia, a pesar que sea por un breve momento, le está prometido que su Toráh se
mantendrá!
El Jardin de Breslev te recomienda:


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados