Parasha Matot-Masei 

Parasha Matot-Masei 

"Hablo el Creador a Moisés diciendo: 

'Se vengarán los hijos de Israel, sobre los Midianitas y después te reunirás con tu pueblo'
Y hablo Moisés al pueblo diciendo: 'Armáos vosotros hombres para el ejército, y que marchen contra Midián para hacer cumplir la venganza del Creador contra Midián'..."

(Bamidbar-Números 31, 1-3)
"Pues quien se levanta para mal contra israel, es como si lo hubiera hecho contra el Creador Bendito"   

La guerra contra Midián fue una guerra contra el odio gratuito y la discordia. El Creador nos ordena librar esta guerra permanente para que el odio, la discordia y el rencor sean reemplazados por el amor, la armonía y la bondad. 
Además de los evidentes beneficios de esta lucha para nosotros como personas y como sociedad, el Creador bendito también "se beneficia" con ella misma. Como dijo el gran sabio Rabi Akiva: "El amor fraternal es la base de toda la Toráh"

El Creador nos asegura que nuestra constante guerra contra el odio, tal como sucedió en la guerra original contra Midián, terminaremos sin sufrir perdidas de ningún tipo, ya sea física, espiritual o financiera. 
Los Midianitas no tenían motivos para atacar al Pueblo de Israel, sin embargo ellos lo hicieron movidos solo por el odio gratuito. 
Nuestros sabios dicen que la raíz del odio sin sentido es el ego. 
Es por eso que la persona egocéntrica se siente amenazada por los demás, porque la sola existencia de estos amenaza su irritado sentimiento. 

Por lo tanto aunque no busque dañar a los demás de manera activa experimentará cierto secreto placer al verlos sufrir, o al menos, su sufrímiento no lo con moverá en absoluto. Incluso será siego a las cualidades positivas de otras personas. 
Cómo no es sincero en su relación con el Creador y el mundo que lo rodea, no puede creer que los demás lo sean. 
En cambio, la persona que no es egocéntrica se enfoca solo en las cualidades positivas de los demás, sentirá genuina preocupación por su sufrimiento, dado que los juzgará desde una luz favorable y no encontrará justificativos para su dolor. 

¿Tu, de que lado deseas estar? 

Sé de aquellos que buscan hacer el bien a los demás y a si mismo, esto es "Amor gratuito" y no odio gratuito como aquellos Midianitas.


"Y dijo el sacerdote Eleazar a los hombres del ejército que había ido a la guerra: "Este es el estatuto de la Toráh que el Creador ha mandado a Moisés" (Bamidbar-Números 31,21)

Después de la batalla contra los medianitas, los judíos trajeron como botín de guerra mujeres midianitas, a sus hijos, ganado y los utensilios. Moisés se molestó, pues supuso que se estaban llevando a cabo otro acto inmoral debido a las mujeres medianitas cautivas.
Dado que perdió la paciencia, creyendo que sería muy difícil efectuar la purificación necesaria para más inmoralidad, olvidó las leyes de la inmersión de los utensilios.
Pero fue Eleazar, el Cohen Gadol quién explico las leyes, dado que el Cohen Gadol es el símbolo de la pureza y de la expiación. 

"Ciertamente el oro y la plata y el cobre y el hierro y el estaño y el plomo"  (32,22)

(Los utensilios de metal requieren la inmersión de una Mikvé, no así los utensilios de cerámica) 


Las fuerzas del mal intentan aferrar todo lo que pueden. Pues cuanto más grande sea el objeto, más tratarán de atraparlo en su ámbito. El metal, que tiene un gran valor, se encuentra bajo constante ataque de la fuerza del mal. Por lo tanto, los utensilios de metal deben ser sumergidos en una Mikvé antes de que puedan entrar al ámbito de la santidad. Si los utensilios de metal ha sido contaminados con alimentos que no son kosher, también se deben ser calentados al rojo - blanco y purificados en el fuego, aunque las fuerzas del mal atacan continuamente aquello que es valioso, siempre hay una manera de purificarlo y de hacerlo retornar al ámbito de la santidad. 
Esto es similar en nuestra vida. 

(La Mikvé o baño ritual es un lugar especial para purificación con agua)

Por contraste, un utensilio de cerámica tiene muy poco valor, puede ser traído la santidad con con mucha facilidad al punto de no requerir la inmersion en una Mikve. Pero si el utensilio de cerámica es utilizado para alimentos que no son Kosher, entonces ni siquiera la purificación podrá ser de ayuda. Tal utensilio deberá ser quebrado y destruido, pues algo de muy poco valor no necesita llegar a un estado de santidad. 


"Toda cosa que va al fuego la harán pasar por el fuego y así quedará pura, con tal que sea purificada con las aguas para la impureza, pero todo lo que no va el fuego, lo harán pasar por agua"  (31,23)


Uno siempre debe buscar al Creador para purificar su corazón!
Si ya ha comenzado a servir al Creador, será necesario aumentar las devociones con una renovada pasión. Pero si hasta ahora se ha estado ardiendo con la pasión por las cosas de este mundo, entonces se deberá transformar ese deseo en una pasión por el servicio al Creador. Así, "toda cosa que va al fuego"  -el fuego de la pasión material-  "la harán pasar por el fuego" deberán transformarla en una apasionada devoción al Creador! 



El Jardin de Breslev te recomienda:

1 comentario

  • Luis Rodríguez

    Los que no somos Judíos los preceptos d de la Torá hay que cumplirlos de que forma podemos acercarnos al Creador les rogaría que me dieran una dirección gracias

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados