Quien da caridad, recibirá mucho más de lo que da

Quien da caridad, recibirá mucho más de lo que da

Quizá este mensaje está llegando a tu vida en momento preciso.

La Tzedaka es un regalo del Creador, es una oportunidad que nos otorga para hacernos un bien, mientras que nosotros lo hacemos a quien más lo necesita.

¿Sabías que cuando practicas la Tzedaka traes a tu vida decenas de bendiciones?

(La Tzedaka se puede traducir como Caridad y también como Justicia)

 

Mira el poder que tiene este noble y bello Precepto. Veamos algúnas promesas escritas:


-Observa! tal es la magnitud de la Tzedaka (caridad), que se halla a la diestra del Eterno, como está dicho: "Tzedaka 'Justicia' desborda tu diestra." (Salmos 48,11)

-Es tan grande la virtud de la Tzedaka que le otorga honor y vida a quien la practica, como está dicho: "Quien persigue la Tzedaka y la bondad, hallará vida, Tzedaka y honor" (Proverbios 21,21)

-Es tan grande la Tzedaka que con ella fue ensalzado el Eterno, cuando en el momento futuro que traerá la salvación para Israel, como está dicho: "Yo hablo con la justicia, poderoso para salvar" (Isaias 63,1)

Y nos podemos preguntar ¿por perseguir la caridad hallará caridad? Sino que el Eterno le posibilitará conseguir dinero para realizar la caridad con personas verdaderamente dignas de practicar con ellas la misma, y así recibir la recompensa!
(Orjot Tzadikim)

-Cuando la persona da algo de dinero a un pobre que realmente lo merece, produce un Tikún "rectificación" para todo su dinero de la persona, lo que constituye la mayor revelación de la grandeza del Creador. 

 

-Mediante la Tzedaká uno puede llegar a decir palabras que brillen con sabiduría de la Toráh.

 

-Dar Tzedaká, expande y eleva la mente, lo que trae bendiciones y sustento.

 

-La caridad trae abundante paz.

 

-Los actos de caridad salvan del pecado.

 

-Mediante la caridad viene el entendimiento.

 

-La Tzedaká dada a los estudiosos de la Toráh, es algo muy grande y valioso, ningún pecado puede extinguir éste mérito.

 

-La caridad tiene el poder de ensanchar las puertas de la santidad, cuando la persona se inicia en cierta devoción, debe realizar primero la apertura para poder entrar en éste nuevo camino, es por ésto que todo comienzo es difícil, pero dar caridad amplía la entrada.

 

-La caridad produce satisfacción.

 

-Distribuir caridad para los pobres es una segulá (remedio) para la epilepsia, Hashem nos libre. (las letras de las palabras hebreas del versículo: "El da generosamente a los pobres" (Salmos 102:9) es: "Pizar Natan Laevionim" que deletrean la palabra "NoFeL" que quiere decir: epilepsia.

 

-La caridad es un remedio para la inmoralidad.

 

-La caridad dada para la Tierra de Israel es más grande que la caridad para cualquier otra causa, ésto elimina del mundo los juicios severos, el olvido y la locura.


-Dar Tzedaká a los estudiosos de la Torá protege contra la pérdida de tiempo y las habladurías, también salva del orgullo y de los defectos de carácter relacionados con ello.

-Dar Caridad protege contra la pobreza y da el mérito de la riqueza.

-La Tzedaká quiebra la ansiedad de las riquezas, de éste modo se disipa la ira que pende sobre el mundo y desciende la Providencia del Creador Bendito!

-Al dar Caridad llegan al mundo las fuerzas del amor y de la bondad.

-Cuando uno le da Tzedaká a los verdaderos tzadikim y a la gente pobre que realmente lo merece, es como si le estuviese dando Tzedaká a muchas almas judías.

Ésta clase Tzedaká permite liberar todo el bien que se encuentra cautivo entre las naciones del mundo.

(Likutey Etzot, Rabí Najman)



Pero sabías que también existe un forma de ayudar al prójimo mucho más elevada que lo que conocemos como la Mitzváh de la Tzedaká (el precepto de la caridad o ayuda monetaria)

Dijo Rabbi Yitzhak:

"Todo aquel que da una moneda a un pobre es bendecido con seis bendiciones, pero aquel que lo anima moralmente con palabras es bendecido con once bendiciones"
(Baba Batra 9B)

Son muchas las cosas buenas que han dicho los sabios con respecto a la Tzedaká, como: Que rompe las malas sentencias que tiene decretada la persona, que salva aún de la misma muerte y también proporciona un mejor nivel en el Mundo Venidero. 


Pero el Talmud aclara que dentro de esta misma Mitzváh hay una acción, aún más valiosa que la de "solo dar dinero" y esa acción es ¡Animar al compañero con palabras!
Eso significa que incluso sin tener dinero, también se puede cumplir con el sagrado precepto de la Tzedaká incluso con mayor calidad!

Escuchar a nuestro semejante y vivir con él sus penas, es más importante que solo proporcionarle ayuda monetaria, "Es más grande el favor que la limosna" Lo dice el Talmud en el Tratado de Sucá 49A.

Al respecto el gran Sabio Meharsh'á comenta que eso se debe a que la limosna ayuda al cuerpo del necesitado, mientras que el favor (el escuchar y animar al otro) ayuda directamente al espíritu y hace revivir esa alma quebrantada y desmoralizada.

Ahora cuando el Eterno te ponga en tu camino a una persona necesitada (en cualquier situación) no pierdas ésta oportunidad de ayudarla! Verás que tienes mucho más que dar de ti, más que lo que tu creías! 

¿Te gustaría enviar tu Tzedaka a Israel y participa en este hermoso Precepto? Sólo ve al menú principal de nuestra página y toca "Donaciones" 

 

El Jardín de Breslev te recomienda:

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados