El destino no es un juego

El destino no es un juego

Cada uno de nosotros tenemos una tarea y un objetivo en este mundo. 

¿Cómo podemos saber lo que el Creador quiere de nosotros sino se lo preguntamos? 

 

Él Creador nos ha colocado en la tierra por una razón bien precisa.


La misión que debemos cumplir es única; nadie puede hacerla en nuestro lugar. Aparte de nuestros deberes generales, hay un punto preciso que debemos realizar y que ignoramos. Lograr Su vida, es cumplir Su misión.

Pidamos al Creador que nos dirija hacia nuestra obra única, la cual es el sentido todo de nuestra vida.

Todo aquél que ha intentado poner en práctica éste consejo de Rabí Najmán podrá testimoniar respecto a los pequeños y grandes milagros que le sucedieron y cuántas veces, luego de una sincera Hitbodedut (Plegaria en aislamiento), la bondad del Creador se le manifestó de manera evidente.

Ésto, como Respuesta a las preguntas y requerimientos que realizará durante su plegaria o, más aún, como solución a los problemas que planteará - soluciones que se presentaron en su vida a través de uno u otro intermediario.
Es necesario recolectar cuidadosamente todos éstos testimonios y tenerlos bien presentes en la memoria. Por un lado porque ayudan a perseverar y por otro porque el olvido es una tendencia automática que borra los más bellos recuerdos y nos vuelve ingratos.

(Extractos de Sabiduría de Rabi Najman de Breslov)

 


El Jardín de Breslev te recomienda:

 

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados