¡Cuidado! baja la velocidad.

¡Cuidado! baja la velocidad.

¿Por qué vamos con tanta prisa?
Probablemente tendras muchas respuestas, como por ejemplo: "porque necesitas trabajar mucho para obtener sustento o porque no te alcanza el tiempo, etc..." 
Pero te has puesto a pensar ¿Cuál es tu destino final? 
Quizá, ésta nota nos haga recapacitar un poco y así, nos esforcemos en nuestra tarea espiritual:
"Hay que esforzarse más, por el alma que por el dinero"
Que recuerde el hombre lo diligente y apurado que se comporta cuando trata de conseguir el dinero, día y noche se la pasa pensando en eso y sólo considera como amistad aquel que lo ayuda a acumular riqueza, sin embargo, es posible que todos sus esfuerzos sean en vano, pues bien podía perderlo todo, o su riqueza podría serle perjudicial, o hasta podría morir dentro de poco tiempo, pero a pesar de todo, su esfuerzo sigue siendo inmenso. 
Y si así se esfuerza por lo físico, entonces, ¿qué hace por su alma que es eterna?
Con mayor razón el hombre debe de perfeccionar su alma, actuando con diligencia y recordando, constantemente, que debe refinarla y purificarla con una depuración que perdure eternamente. 
Observa la diferencia que hay entre los dos mundos: 
El uno es muy superior a lo otro, de la misma forma que la luz aventaja a la oscuridad.
Empieza a darle tiempo a lo espiritual, y verás que tu tiempo comenzará a rendir, además de que estarás haciendo una verdadera inversión "Eterna". 
El Jardín de Breslev te recomienda:

1 comentario

  • Maria

    excelente mensaje para estos tiempos,gracias por sus enseñanzas, que EL TODOPODEROSO los bendiga abundantemente. slalom

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados